in

Cómo hacer que tu ordenador funcione mejor y dure más tiempo

Es algo inevitable, con el tiempo tu flamante ordenador se vuelve cada vez más lento y ya no responde con la misma agilidad que lo hacía antes. En realidad, no se trata de un problema relacionado con que tu computadora se haya vuelto vieja con el tiempo, como si fuera un ser orgánico, sus componentes siguen ahí funcionando como el primero día. Entonces ¿qué es lo que hace que tu ordenador no funcione mejor? ¿puedo conseguir que mi computadora dure más tiempo antes de pensar en reemplazarla? Veamos que sí es posible.

En primer lugar, digamos que los responsables directos de que tu ordenador vaya más lento que antes son el sistema operativo y el software y aplicaciones que hayas instalado. Cada nueva versión de tu Sistema Operativo trae mejoras interesantes, pero también implica que va a necesitar más recursos. Lo mismo ocurre con los programas y aplicaciones que instales nuevas, mientras más recientes sean más potencia van a necesitar. ¿Qué puedes hacer entonces?

ordenadorantiguo

Ampliar la RAM

El primer punto que suele traer un impacto de mejora más importante en un ordenador es la ampliación de la RAM. A más memoria interna, más fluidez de trabajo vas a encontrar en tu computadora. Hay que tener en cuenta que cada vez que ejecutas una aplicación (un juego, procesador de textos, navegador de Internet, etc.) éste se carga en la RAM. Cuando la RAM se llena por completo entonces comienza el problema, porque tu computadora tiene que echar mano de más memoria extra para trabajar del disco duro, mucho más lento que la RAM.

Si amplías la RAM de tu ordenador de 2GB a 4GB o de 4GB a 8GB verás que el sistema, de repente, se vuelve más ágil. Como extra, se trata de una ampliación relativamente barata.

Antes de ampliar la RAM debes tener en cuenta qué tipo de ordenador tienes, si tiene capacidad para soportar la ampliación (cada ordenador tiene un límite de RAM que puede gestionar), y si en el interior dispones de espacio suficiente y ranuras libres para instalar nuevos módulos de memoria. Según el caso te sería suficiente con hacerte con nuevos módulos que se instalan directamente en el interior del ordenador. En otros casos0 tendrías que reemplazar los módulos de memoria más antiguos por otros más nuevos de más capacidad, con lo cuál acabas desperdiciando memoria que ya tienes.

Para salir de dudas, si no estás seguro, siempre puedes acudir a una tienda especializada para que te orienten.

Añadir un nuevo monitor

Otro punto que suele pasarse por alto pero que es interesante, es la instalación de un nuevo monitor. Una pantalla nueva no va a conseguir que tu ordenador vaya más rápido o tenga más potencia, pero sí vas a conseguir aprovecharte de las nuevas tecnologías de visualización. La diferencia la notarás más cuanto más antiguo sea tu actual monitor. Los beneficios: una mayor resolución en pantalla y una mayor superficie, mejor calidad de visionado gracias a nuevas tecnologías basadas en LEDs.

Hacerte con un nuevo monitor no implica que tengas que deshacerte del anterior, normalmente podrás instalar los dos monitores y hacerte con dos pantallas diferentes o bien unirlos y hacerte con un macro-monitor más grande.

La mayoría de ordenadores y Sistemas Operativos actuales soportan el uso de varios monitores. Piensa aquí en videojuegos o en tener más superficie para trabajar.

El gasto aquí puede variar desde alrededor de 50 euros a 100 o 150 euros, dependiendo de la antigüedad del ordenador y de la cantidad de memoria. Curiosamente, encontrarás que las memorias RAM para ordenadores más antiguos son más caras … en muchos casos porque ya casi no se fabrican y son más difíciles de encontrar.

SSD

Los discos duros tradicionales sirven básicamente para instalar todos los archivos y aplicaciones que quieres utilizar en tu ordenador, pero la noticia es que desde hace unos años ya se están quedando algo anticuados.

El reemplazo viene de la mano de las unidades SSD. Estas unidades funcionan de forma radicalmente diferente. No son discos girando ni tienen ningún tipo de partes móviles ni mecanismos, sólo circuitos electrónicos y esto implica una mejora directa: las unidades SSD son mucho más rápidas que los discos duros tradicionales.

Lo primero que notas cuando reemplazas tu disco duro por una unidad SSD es que los programas se ejecutan mucho más rápidos, básicamente solo tienes que dar un doble click sobre un icono para que la ventana correspondiente se abra saltando en una décima de segundo sobre la pantalla. Igual notas cuando vas a cerrar alguna aplicación, cuando vas a apagar o encender la computadora, etc.

En definitiva, uno de los cambios que más se puede recomendar para conseguir que tu ordenador se renueve y vuelva a niveles de velocidad que notabas años atrás.

Una unidad SSD puede rondar de precio los 100 euros y actualmente encuentras ofertas que rondan los 120GB-240GB. Como ves, la capacidad de una unidad SSD es mucho más pequeña que la que sueles encontrar en discos duros tradicionales, pero a cambio, el salto de velocidad que ganas es tan grande que merecen la pena.

Actualiza el Sistema Operativo

Con el tiempo, el ordenador va a llenarse de archivos y ‘basura’ que acaba enlenteciendo su arranque, apagado y funcionamiento. Esto ocurre de forma inevitable con el tiempo, a medida que instalas nuevo software, desinstalas programas, guardas archivos, etc. Ocurre con el uso cotidiano, en prácticamente todos los sistemas y es muy difícil de solucionar de otra manera que no sea reinstalando por completo el Sistema Operativo.

Esto es algo que ya muchos conocen y saben de lo efectivo que es. Una vez que el Sistema Operativo es reinstalado desde cero, todo vuelve a estar como el primer día, y comienzas a notar rápidamente una mejora en cuanto a velocidad al haberte deshecho de todo ese lastre de archivos basura que se ha ido acumulando a lo largo del tiempo.