Mi laptop se mojó y no funciona el teclado y el mouse

“Derramé una taza de café o un vaso de agua encima del ordenador portátil y ahora no enciende, no funciona el teclado o el ratón”. Esto es algo que ocurre de forma relativamente frecuente porque la ventaja que tiene un ordenador portátil es, precisamente, que lo puedes utilizar casi en cualquier parte. Y esto incluye el lugar donde estás desayunando o incluso almorzando.

Desafortunadamente, es algo relativamente común, pero los efectos pueden. ser muy variables. Puede ser que el daño sea físico y también eléctrico, incluyendo corrosión y corto circuitos. Depende del tipo de líquido, de la cantidad que se haya derramado y lo rápido que hayas reaccionado.

Si se mojó con agua o té, entonces has tenido, relativamente hablando, algo de suerte, sobre todo si se ha tratado de pequeñas cantidades. Otras bebidas incluyen mucha azúcar, miel o leche, y esto empeora las cosas. Hay que tener en cuenta que, una vez que tu portátil se ha inundado de líquido, este líquido deja un residuo. Mientras más residuo dejes, mayor es el riesgo. Muchas veces es mejor reemplazar un teclado que limpiarlo, si el resto del portátil sigue funcionando.

Lo primero que hay que hacer en estos casos es desconectar el portátil lo antes posible. Si está conectado a la corriente, retirar l a batería. De esta forma reduces el riesgo de un shock eléctrico. Si la batería no puede retirarse, entonces apaga el equipo y ponlo boca abajo para evitar el riesgo de que el líquido alcance la placa base y otros componentes.

En segundo lugar, limpia el equipo con algún paño de microfibra o similar. Si la cantidad de líquido es muy grande, puedes incluso ponerlo bocabajo para que el líquido chorree fuera. Puedes abrir con un destornillador y retirar algunos componentes, como los módulos de memoria y el disco duro. Limpia bien todo lo que veas sucio.

Una vez hecho esto, pon a secar el equipo en un lugar caliente y seco. No utilices un secador, porque puedes introducir polvo y partículas dentro del equipo. Espera a que se seque al menos durante un día de forma natural.

Cuando estés seguro de que el portátil está completamente seco, prueba a introducir la batería y el resto de componentes que hayas retirado y comprueba si enciende.

Si el teclado no funciona, prueba a conectar un teclado externo USB. Hoy día los puedes encontrar realmente por muy poco dinero. De esa forma puedes, al menos, recuperar datos y salvar lo importante en una copia de seguridad.

El teclado del portátil normalmente se puede retirar desatornillándolo o abriendo el equipo, depende del modelo que tengas. Si no estás seguro puedes mirar en las instrucciones o en preguntar en la web del fabricante, pero no es algo complejo de hacer. La idea es eliminar del teclado esos residuos que dejó el líquido que se derramó. Puedes utilizar un paño seco o un cepillo de dientes que no sea muy duro. También puedes empapar el cepillo con algo de agua destilada para secarlo bien. En algunos casos hay quien utiliza alcohol y otros disolventes para limpiar mejor.

En cualquier caso, vas a ver que es mejor reemplazar el teclado por otro nuevo que limpiar uno que se haya mojado. Además de estrenar un teclado nuevo y tener todas las teclas nuevas como el primer día que lo usaste.

Para encontrar un teclado que te sirva, deberías buscar en Internet el modelo de portátil y encontrar un manual de instrucciones. Hay webs especializadas en vender teclados para portátiles y muchos vídeos en youtube que te indican cómo hacerlo paso por paso según el modelo que tengas.

Si también dañaste el trackpad, la cosa puede ser más compleja y el daño podría ser difícil de eliminar. En este caso no debes utilizar el trackpad. Cualquier presión que realices sobre su superficie podría estar causando pequeños cortocircuitos que empeoran todavía el problema. Incluso una sola gota de agua puede estropear un trackpad definitivamente.

Al igual que en el caso del teclado, puedes intentar retirar el trackpad y luego intentar secarlo aplicando algo de calor seco, o utilizar un desecante. En el caso de que siga sin funcionar, todavía puedes reemplazarlo por otro. Según el modelo de tu portátil esto será factible y más sencillo de realizar o no.

Lo ideal es evitar que esto ocurra. Para ello, puedes hacerte con un soporte especial que te permite colocar el portátil a unos centímetros sobre la mesa. También utilizar un teclado y un ratón externo es una buena idea cuando dispongas de sitio suficiente.

This post was created with our nice and easy submission form. Create your post!

Deja un comentario