10 Consejos para comprar en Internet de forma segura

Hace unos pocos años el concepto de comercio electrónico y compras online a través de Internet era un concepto desconocido para la mayoría de internautas y algo que causaba recelo por parte de los que sí lo conocían. Sin embargo, hoy día se ha convertido en algo relativamente habitual y cotidiano. De hecho puedes llegar a encontrar auténticas gangas y ofertas interesantes que te hacen ahorrar dinero en comparación con tiendas físicas que puedes tener cerca. Esto ocurre en parte porque las tiendas virtuales tienen un mercado potencial de millones de personas dentro y fuera de sus países de origen. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y el lado oscuro lo encuentras cuando acabas siendo estafado o llevándote una sorpresa desagradable. Vamos a ver aquí algunos consejos para evitar esto en la medida de lo posible.

Utiliza protección en tu ordenador o smartphone

Antes de realizar compras online debes asegurarte de estar protegido. El uso de antivirus y firewalls es aquí imprescindible para evitar que malware y virus puedan interceptar tus datos mientras realizas la compra. En el caso de los smartphones y tablets también puedes encontrar antivirus (sobre todo en el caso de Android). Si piensas comprar con tu móvil o tablet siempre procura recurrir a versiones de aplicaciones oficiales, por ejemplo, no utilices navegadores que no sean los habituales (ie, chrome, safari, etc.) ni aplicaciones de terceros que no sean de fiar.

No introduzcas datos innecesarios

En algunos casos encontrarás que la web donde vas a realizar la compra te pide algunos datos digamos normales como la dirección de envío, datos de compra y demás. Sin embargo puedes encontrar en algunos casos que te piden algunos datos que en principio no son necesarios para efectuar la compra, por ejemplo tu fecha de nacimiento. No hace falta mencionar que si te piden datos como el número del DNI debes salir disparado de la página lo antes posible. En estos casos deberías desconfiar porque quizás alguien intente recopilar datos personales para fines no lícitos como hacerse pasar por ti en otros servicios web.

Elige conexiones seguras

comprar-internet-seguro-https
Siempre que sea posible elige una conexión segura para conectarte a la web a la que quieres comprar. Sabes que la conexión es segura porque en la barra de URLs de tu navegador encuentras la dirección de la web comenzando por ‘https://’ en lugar de ‘http://’ (sin la S final). Esto es lo que se llama habitualmente SSL y se basa sobre todo en proteger los datos que añades en un formulario. Este punto no es importante mientras estás navegando por la página web buscando productos, pero sí deberías encontrar direcciones https:// en cualquier página donde vayas a introducir datos importantes, por ejemplo números de tarjetas de crédito.

Comprueba tus datos bancarios regularmente

Si sueles utilizar tu tarjeta de crédito para comprar online deberías solicitar listados de transacciones de vez en cuando y asegurarte de que no ha habido cargos en tu cuenta que no deberían estar ahí. Esto sería signo de que alguien la ha utilizado sin tu permiso ¿cierto? En estos casos sueles tener unos días para devolver pagos o avisar al banco de que hubo movimientos fraudulentos. No tiene por qué pasar, pero cuanto antes lo descubras mejor.

Fíjate en los detalles

Para redactar este artículo probé a buscar en Google para visitar una tienda de compras online al azar. Curiosamente encontré que, antes de contactar para realizar la compra, te daban ciertos avisos, por ejemplo que no te fiaras de cualquier anuncio o que realizaras las compras vía paypal para evitar dar datos bancarios. Este punto puede parecer irrelevante, pero estos detalles son un indicador de que la web en cuestión tiene interés en evitar que el comprador quede decepcionado y vigila de alguna manera que las transacciones se lleven de forma correcta. Sin embargo, visitando otros sitios similares no encuentras este tipo de advertencias y detalles, lo cuál puede ser significativo.

Elige sitios conocidos

Obviamente, elegir un sitio de compras con el que tú o personas cercanas han tenido ya alguna experiencia positiva siempre da unos puntos de garantía extra. Algunos portales son ya famosos, pero cuidado aquí, porque también existen sitios ‘trampa’ que intentan parecerse en el nombre a los originales, quizás cambiando una o dos letras en la URL o cambiando el .com por .net.

Utiliza contraseñas seguras

Muchos de los sitios de compra online te van a pedir que te registres con ellos creando una cuenta. En este caso es especialmente importante que utilices contraseñas complejas y difíciles de adivinar. Utilizar passwords del tipo ‘1234’ es aquí especialmente peligroso.

No utilices ordenadores ni redes WiFi púbicas

Utilizar un ordenador público o una red WiFi de un ciber-café es uno de los mayores riesgos aquí. Estos ordenadores suelen ser utilizados por diferentes personas cada día y pueden tener instaladas aplicaciones espía. Igualmente, las redes abiertas pueden tener ‘al acecho’ aplicaciones intentando interceptar tus comunicaciones. Incluso si dispones de WiFi en tu casa ten en cuenta esto: todos los datos que envías desde tu red inalámbrica están ‘flotando en el aire’ y podrían ser interceptadas por otros ordenadores cercanos. En el peor de los casos puedes contratar un servicio de VPN. Este tipo de servicios VPN sirven básicamente para encriptar tus comunicaciones de forma permanente a cambio del pago de una cuota mensual. En cualquier caso, realizar la compra desde tu casa o un ordenador de confianza conectado por cable al router es la opción más segura aquí.

¿Paypal, tarjetas de crédito o de débito?

En este punto el preferido debería ser PayPal. Con este sistema puedes cargar dinero desde tu cuenta bancaria hasta la de PayPal cantidades pequeñas según vayas a comprar, de esta forma dejas protegida tu cuenta bancaria y nunca vas a gastar más dinero del que está disponible en PayPal. En caso de pagar con tarjeta, las de débito presentan menos riesgo porque las de crédito podrían dejarte en números rojos, sin embargo con las de débito no puedes gastar más dinero del que exista en la cuenta.

No te fíes de las gangas demasiado buenas

Cupones de descuento extraordinarios u ofertas increíbles pueden ser simplemente un gancho para atraerte hacia una trampa. Desconfía de las ofertas demasiado buenas para parecer verdad.

Deja un comentario