in

Cómo conseguir contraseñas que sean seguras, fuertes y difíciles de adivinar

Si no utilizas una contraseña segura, es muy posible que algún hacker pueda conseguir adivinarla de alguna manera, bien probando suerte o bien mediante técnicas especiales avanzadas.

Las contraseñas son una llave que dan acceso a tu reino particular, así que es muy probable que te estés preguntando cómo poder conseguir alguna lo suficientemente segura para protegerte de cibercriminales o de curiosos.

A continuación, veremos algunas formas de conseguir contraseñas seguras, pero antes vamos a echar un vistazo a cómo algunas contraseñas pueden hackearse, para que entiendas cómo ocurre.

Cómo se hackean contraseñas

Algunas técnicas que se utilizan para hackear contraseñas son complejas, pero otras pueden ser tan sencillas como comprar tu contraseña en el mercado negro.

Hay un gran negocio en el mercado de la compra-venta de contraseñas a granel. Si llevas utilizando la misma contraseña desde hace varios años, es probable que, en algún momento, haya sido hackeada sin que te dieras cuenta. Y ahora es posible que esté formando parte de alguna base de datos a la venta.

Si has sido lo bastante cauto como para cambiar de contraseña periódicamente, entonces la única forma de hackearla es utilizando alguno de estos métodos.

Fuerza bruta

En este tipo de ataques, el hacker prueba una multitud de combinaciones de caracteres, números y símbolos para ver si alguna de ellas coincide con tu contraseña.

Hoy día puedes llegar a adivinar una contraseña de 8 caracteres en unas horas de trabajo utilizando un ordenador lo suficientemente potente.

Ataque por dicionario

Otra técnica consiste en utilizar un diccionario de contraseñas. Estos diccionarios cuentan con contraseñas conocidas o con combinaciones de caracteres, números y símbolos que son populares o que, por algún motivo, han sido utilizado anteriormente por otros usuarios.

Si tu contraseña está compuesta por palabras normales, entonces va a ser más fácil de adivinar.

Phishing

El Phising consiste en engañarte para que seas tú mismo el que le muestres tu contraseña al atacante. Por ejemplo, pueden preguntarte tu contraseña, los datos de tu tarjeta de crédito o cualquier otra información sensible de manera que tú ni te des cuenta de que lo están haciendo.

Por ejemplo, imagina que te llega un correo electrónico de tu banco pidiéndote que actualices tu información haciendo click en un enlace. Tú no lo imaginas, pero no es tu banco el que te envía el mensaje, sino alguien que quiere hacerse con tus datos, así que haces click en el enlace del correo electrónico y picas el anzuelo.

Igual pueden engañarte mediante una llamada telefónica, mensajes en redes sociales, etc.

Cómo conseguir contraseñas seguras difíciles de adivinar

En primer lugar, vayamos por partes:

No seas tonto

Huye de lo obvio. No utilices secuencias de números o caracteres sencillas de adivinar. Lo entenderás viendo cuáles son las contraseñas débiles más utilizadas en todo el mundo:

  1. 123456
  2. 123456789
  3. qwerty
  4. 11111
  5. password
  6. 12345678
  7. abc123

Evita cualquier contraseña que sea tan obvia como estas.

Elige contraseñas largas. Evita contraseñas que tengan menos de 15 caracteres.

Utiliza una mezcla de caracteres. Mezcla letras en minúscula con letras en mayúsculas, números y símbolos.

Evita substituciones obvias. Las clásicas substituciones de números con letras son poco recomendables en palabras comunes. Por ejemplo, para un hacker va a ser igual de sencillo adivinar ANICETO que AN1C3T0.

Los mejores métodos para conseguir contraseñas seguras y algunos ejemplos

Para un hacker será sencillo adivinar tu contraseña si está compuesta por una palabra. Por ejemplo, ‘Lampara’, pero le será más difícil adivinar:

LamparaGraciasThankyouMerci

Las palabras son habituales, pero en conjunto no conforman una frase con sentido. Solo tienes que hacerte una imagen mental de la contraseña para recordarla con facilidad.

El método de la frase

Este método tiene la ventaja de que consigues una contraseña relativamente fácil de recordar. Puedes tomar como base una frase, el título de una película, o similar.

Por ejemplo, puedes tomar las tres primeras letras de la frase: ‘Me gusta el arroz con leche’, convirtiendo a mayúsculas la primera letra de cada palabra. Esto nos daría como resultado la siguiente contraseña:

MeGusElArrConLec

Como puedes ver, aparentemente se trata de un grupo de letras en mayúsculas y minúsculas sin sentido alguno, aunque para ti sí que lo tiene.

El riesgo de esta técnica es que, es tan sencilla de recordar, que puedes acabar olvidándola con el tiempo. ¿Era el arroz con leche o la paella lo que te gustaba en la contraseña?

Aquí también puedes añadir caracteres y números, por ejemplo, fíjate en esta contraseña que acabamos de inventarnos:

TuTamPueCreConSeg;)

Viene de tomar las tres primeras letras de la frase ‘Tú también puedes crear contraseñas seguras’. Luego hemos añadido 😉 al final.

En general, puedes utilizar un buen número de símbolos como parte de tus contraseñas:

Igual puedes recurrir a otros ejemplos similares utilizando citas bíblicas, títulos de libros, o frases famosas:

Ser0NoSerEsaEsLa? = Ser o no ser, esa es la cuestión de Shakespeare

C0PaLaCuDeBa$$/ = Contraseña para la cuenta del banco

Como estas contraseñas no están compuestas por palabras comunes, puedes utilizar substituciones de caracteres, por ejemplo, puedes utilizar un 1 en lugar de una L, o un cero en lugar de la letra O.

Utiliza un generador de contraseñas

Probablemente, la mejor técnica para conseguir una contraseña segura es recurrir a un generador de contraseñas.

Básicamente, un generador de contraseñas lo que hace es proveerte de una contraseña lo suficientemente compleja como para que sea muy segura. Normalmente, las contraseñas que consigues son tan buenas que te va a ser muy difícil recordar alguna de ellas, así que vas a tener que apuntarla en alguna parte.

Algunos generadores de contraseñas online son passwordsgenerator o este otro de LastPass

Written by webgenio